Biometría del comportamiento: ¿el sistema más seguro?

Biometría del comportamiento

Compartir:

Tu forma de andar o de teclear, tus gestos, la expresión de tus ojos o tu modo de coger el teléfono. Aunque no lo pienses, todos tenemos rasgos propios, únicos y que por mucho que no creamos, son inamovibles. ¿Y si te decimos que todas estas características son la esencia de la biometría conductual? Te damos las claves del sistema de reconocimiento que promete ser el más seguro de los últimos tiempos.

La biometría del comportamiento se caracteriza por no tomar en consideración rasgo físicos, sino todas esas características únicas de nuestro comportamiento que nos hacen inimitables y que garantizan que jamás podrán ser suplantadas o hackeadas por un tercero, al ser imprevisibles.

Y es que, estamos acostumbrados a utilizar sistemas de biometría que, aunque cómodos y prácticos (huella, password, reconocimiento de iris…) pueden ser susceptibles de suplantación por parte de los ciberdelincuentes.

La forma que tenemos de teclear, usar el ratón, la Tablet o el móvil son otros elementos que nos diferencian, pero también lo son, la huella que dejamos en internet, nuestro uso de las redes sociales, las páginas que visitamos, los perfiles que creamos y el manejo de las aplicaciones.  En definitiva, nuestra identidad digital.

La biometría del comportamiento consiste en la recogida y evaluación de las conductas del usuario para, posteriormente, construir un perfil en el que se registra nuestro histórico de comportamientos y aquellos que se esperan de nosotros. Con este sistema, sólo el usurario puede acceder a su cuentas bancarias, datos empresariales o contratos, sin la mínima posibilidad de que un hacker pueda suplantarlo, pues es imposible plagiar las características personales de cada uno.

Conoce a tu cliente antes, durante y después

La implantación de este tipo de sistemas de transformación digital en las empresas son la clave para el denominado Know-Your-Customer (KYC) que nos permite conocer al cliente, antes, durante y después de la contratación de cualquier servicio, así cómo poder ofrecerse un trato personalizado en función, no solo de sus necesidades, sino de su forma de ser y actuar.

La innovación y la transformación digital empresarial son ya un hecho, tanto que la biometría conductual y el Know-Your-Costumer (KYC) se han convertido en los pilares estratégicos de la adaptación. Quedar fuera de estos procesos puede suponer la desaparición de muchas empresas y organizaciones, que ya están trabajando para adaptar sus sistemas.

En Ecertic te ayudamos a crear tu estrategia de transformación digital, implementado tecnología propia, 100% española.

Deja un comentario